Ejercicios que NO se deben hacer durante el EMBARAZO

Ejercicios que NO se deben hacer durante el EMBARAZO

 

Hacer ejercicios durante el embarazo es genial para ti y para tu bebé, siempre y cuando tomes algunas precauciones. Aquí encontrarás ejercicios para evitar en el embarazo, pero además actividades que sí que puedes hacer de manera segura.

 

 

El ejercicio prenatal ofrece muchos beneficios para la salud. Pero antes de empezar a practicar deporte conviene acudir a la consulta de tu médico para que te dé el ok y seguir con los entrenamientos. Con la aprobación de tu médico y algunas precauciones a tener en cuenta, podrás seguir con tu entrenamiento y aprovecharte de los beneficios del deporte durante el embarazo.

 

Ejercicio recomendado en el embarazo

Según el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, es muy recomendable que una mujer embarazada realice unos 20 o 30 minutos de cualquier tipo de actividad física cada día de la semana, incluso hasta el momento del parto. Esto puede parecer mucho tiempo si le preguntamos a una mujer embarazada de 7 meses en adelante. Pero ten en cuenta que cualquier actividad como tareas domésticas, por ejemplo, cuentan como actividad física. Lo importante es estar en movimiento unos 30 minutos al día, y no hace falta que sean seguidos.

¿A qué ya no parece tanto tiempo?

 

Qué ejercicios no debe hacer una embarazada

Hay muchos ejercicios que puede hacer una mujer embarazada. De hecho, la mayor parte de actividades físicas son seguras durante el embarazo. Pero por supuesto existen ejercicios contraindicados en el embarazo, como son los siguientes:

 

Deportes con riesgo de caída o lesiones abdominales

Son por ejemplo esquí alpino, snowboard, patinaje, hípica, ciclismo al aire libre, deportes de contacto (hockey, fútbol, baloncesto).

 

Deportes que implican cambio de altitud

Se deben evitar ejercicios que conlleven llegar a una altitud de más de 1.800 metros de altitud, a menos que ya vivas en altitudes elevadas. Además, el deporte de buceo, que puede ocasionar una enfermedad por descompresión en tu bebé, se ha convertido en uno de los ejercicios prohibidos en el embarazo.

 

Ejercicio boca arriba durante largo tiempo

Rutinas de ejercicios para embarazadas que puedan implicar acostarse boca arriba durante largos períodos de tiempo, son perjudiciales a partir del cuarto mes. Ya que el peso de tu útero puede comprimir los principales vasos sanguíneos y restringir tu circulación y la de tu bebé. Además, podría provocarte náuseas y mareos.

 

Movimientos abdominales avanzados

Hacer abdominales completos o levantamiento de piernas con el fin de fortalecer el abdomen, no es una buena opción para una mujer embarazada.

 

Ejercicios en climas calurosos

Debes evitar cualquier tipo de actividad en climas calurosos. Puedes hacer yoga para embarazadas, pero no Bikram yoga, que es un tipo de yoga con calor. Tampoco son recomendables las saunas y los baños de vapor. Al aumentar la temperatura de tu cuerpo, la sangre se desvía de tu útero y de tu piel a medida que tu cuerpo intenta enfriarse.

 

Saltar, rebotar, y movimientos bruscos y repentinos

Las actividades que utilicen este tipo de movimientos se deben de evitar. Por el contrario, los ejercicios aeróbicos que no utilicen estos movimientos son seguros y se pueden realizar siempre y cuando te sientas cómoda.

 

Estiramientos excesivos

Con el embarazo tus ligamentos ya están de por si estirados, así que, no es el mejor momento de forzarlos más. Por ejemplo, si al realizar según que movimientos de yoga en el embarazo notas que te tira, debes parar.

 

Retener el aliento

Retener el aliento cuando una está embarazada nunca se recomienda. Tanto la madre como el bebé necesitan un flujo de oxígeno constante.

 

Ejercicios de permanecer inmóvil

Este tipo de ejercicios para embarazadas a partir del primer trimestre puede restringir el flujo de sangre, por lo tanto, evite todos estos tipos de movimientos, como por ejemplo, en el yoga o el tai chi.

 

Es malo hacer fuerza en el embarazo

Como ya hemos dicho anteriormente, es bueno realizar ciertas actividades físicas con ciertas precauciones y siempre y cuando te encuentres cómoda. Pero cuando tu respiración empieza a dificultarse y empiezas a encontrarte cansada, es que el esfuerzo ya es excesivo. Y las consecuencias de hacer fuerza en el embarazo pueden ser la deshidratación, un factor de riesgo para el parto prematuro, o la falta de oxígeno para tu bebé, si te falta la respiración durante períodos prolongados. Incluso se dice que se puede llegar al aborto por esfuerzo físico, pero como cosa extrema, no nos asustemos.

Un buen método para que los ejercicios para embarazadas sean beneficiosos y nunca perjudiciales, es el método de la conversación. Es decir, que mientras estés efectuando el ejercicio puedas mantener una conversación sin fatigarte, o incluso silbar o cantar.

 

Qué ejercicios puedo hacer durante el embarazo

Hemos visto sobre todo restricciones de ejercicios físicos durante el embarazo, para que este sea saludable. Ahora vamos a citar algunas de las actividades físicas que mejor te vendrán durante el período de gestación.

 

Natación para embarazadas

Los ejercicios en el agua para las embarazadas son buenísimos. Como ya sabrás en el agua “pesamos menos”, entonces esto evitará posibles lesiones y disminuirán los síntomas de cansancio. Principalmente la natación es buena para la espalda y además para la circulación.

 

Caminar durante el embarazo

Por supuesto, es bueno caminar durante el embarazo, incluso en el último mes. Sus principales beneficios son la regulación de la circulación sanguínea, evitar un aumento de peso que pueda perjudicar nuestra salud y la del bebé, y además favorece la llegada del bebé en el parto de forma natural. ¿Cuánto debes caminar? Pues unos 30 minutos al día está muy bien siempre y cuando te encuentres bien.

 

Andar en bici embarazada

Sí, se puede andar en bici embarazada, pero personalmente te recomendaría que a modo de paseo. Como hemos dicho más arriba, debemos evitar las actividades físicas que puedan provocarnos caídas. Una embarazada puede andar en bicicleta pero hasta el quinto mes de gestación, recomendablemente. Desde el sexto mes en adelante, lo mejor es usar una bici estática, para así poder seguir practicando deporte durante el embarazo.

 

Si eres una deportista y te has quedado embarazada, no tienes por qué preocuparte, no vas a seguir con tu entrenamiento habitual, pero con todos estos consejos podrás llevar un mantenimiento físico, para que cuando nazca tu bebé puedas seguir a tope con tu entrenamiento habitual. Y si no eres deportista y te has quedado en estado, igualmente te recomiendo que comiences, porque se puede hacer ejercicio están embarazada y es muy saludable para ti y para tu bebé, y por qué no, puedes animarte para que después de dar a luz sigas haciendo deporte de manera regular.